martes, 16 de agosto de 2016

No los olvidamos! Están PRESENTES!




La idea de componer esta expresión pasa por tener bien patente muchos de  los rostros reales, los nombres reales, las historias reales, los lugares reales de aquellas personas (en su mayoría jóvenes) que están desaparecidas , han aparecido muertas , y donde se da el indignante hecho de muerte seguido de impunidad. La idea es tener muy presentes a sus familiares y reivindicar las declamaciones reales y las luchas reales de aquellos que históricamente manifiestan en los juzgados y en las calles JUSTICIA, de aquellos que mantienen activa la MEMORIA mediata e inmediata, de aquellos que aspiramos a una transformación urgente de todo lo que descompone la salud social, de aquellos que se animan a pensar y accionar los medios más efectivos para modificar los factores que generan injusticias y refuerzan la imposibilidad de cambios. La indolencia e inacción ante toda forma de corrupción, particularmente las enquistadas en el estado, socava peligrosamente los cimientos democráticos.
 La reunión de estos rostros interpelantes, con sus nombres, sus historias y sus lugares expresa el deseo de darle UNIDAD a una lucha que muchos pretenden fragmentar y desgastar, sabotajes que mayoritariamente tienen su anclaje en el mismo estado y en apellidos con poder.
En un agradable encuentro mantenido junto a Adolfo Perez Esquivel y la familia Solano en marzo de 2016 , él acentuaba algo que aún hoy me hace particular eco : "Preparense , van a ir también por la Memoria de Daniel". A lo que Romina Solano contestó : "Ya lo vienen haciendo".

No los olvidamos! Están PRESENTES!

Comparto los formatos JPG y en archivo Word  para que quien desee descargue y reedite como considere pertinente los contenidos o cuente con la oportunidad de imprimirlo en un tamaño relativamente visible sin que se pixele (tamaño hoja A3).
Suma el que en cada espacio de encuentro, aula de catequesis, comedores, hogares, escuelas, capillitas, lugares de trabajo… este la imagen con estas miradas  … suma el conocer más sus historias …. suma el apuntalar, cuidar, amplificar y reforzar la voz de sus familiares.
Cristian
Archivos JPEG y WORD en A3:

miércoles, 3 de agosto de 2016

A 40 años del asesinato de Monseñor Enrique Angelelli


--En abril de este año tuve la oportunidad de pasar junto a mis padres y mi tía por esta ermita armada a la vera de la ruta 38 entre Punta de los LLanos y Chamical. Precisamente el lugar en el que asesinaron a Angelelli. Recogí unos semillones grandes de no se que árbol o arbusto , el suelo estaba lleno , y estoy haciendo la cruz del resucitado con esas semillas de este lugar-- 



4 de agosto de 1976 – 4 de agosto de 2016

40 años del asesinato del padre obispo Enrique Angelelli

Este 4 de agosto conmemoramos 40 años de la cruenta partida del obispo mártir Enrique Angelelli. Su testimonio humano y pastoral conserva intacto la capacidad de aliento y contagio a ser comunidades cristianas realistas, orantes, fraternas, a medida humana,  honestas, misioneras, proféticas y samaritanas. 

Angelelli testimonia una iglesia que encuentra su sustento en la fidelidad a Cristo y no hace depender sus ánimos de las incomprensiones y costos que se padecen cuando se está resuelto a encarnar de verdad el evangelio en la defensa de la gente, preferencialmente los más pobres,  ante las injusticias menos dolorosas y ante las injusticias más horrorosas. 

Angelelli testimonia una iglesia que deslegitima, cuestiona y denuncia  a la iglesia cómoda, sanatera, etérea, corporativa, burocrática,  clericalista, principesca, amiga del poder y de los palcos oficiales. 
El testimonio de Angelelli hace ruido …. un ruido interpelante y lindo … hace ruido a evangelio y a invitación de "seguir andando nomás" ….

El día Jueves 4 a las 20:00 hs compartiremos misa en memoria del testimonio evangelico de monseñor Angelelli en la capillita del Santísimo Sacramento. Leeremos el material sobre Angelleli que elaboraron Eduardo y Silvia Caram.
Bendiciones
Cristian

Semblanza de Angelelli elaborada por matrimonio Caram:

miércoles, 27 de julio de 2016

Pedro Opeka , vivencias para escuchar y dejarse animar ....




Interesante conocer la personalidad y vivencias de este sacerdote de 68 años nacido en San Martín, Gran Buenos Aires que actualmente acompaña la organización de comunidades en Madagascar para encontrarle la vuelta a la concreción de aquello que es fermento de dignificación de lo humano.
Pedro  es hijo de Luis Opeka y María Marlot , inmigrantes eslovenos que fueron acogidos por la tierra Argentina en 1948. Ellos decidieron emigrar al sur de América tras el feroz régimen totalitario del mariscal Tito.  Una familia que conoce sobre  pérdidas, persecuciones, pobreza, éxodos dolorosos y también sabe sobre organizar la creatividad que con lo que hay , a veces muy poco,  reinventa, recrea  y rehace la vida.
Comparto algunas expresiones de Pedro Opeka para gustarlas y reflexionarlas:
“La pobreza no es una fatalidad del destino, es algo producido por los hombres, sobre todo por los dirigentes que prometen y no hacen. En una parte del mundo pareciera que no hay futuro, porque no hay medios y, en la otra, sobran los medios pero se utilizan mal, en forma egoísta, cuando la riqueza debiera ser compartida.
Cuando los recursos sociales los maneja el Estado, no llegan a donde deben llegar, van a parar a otro lado, generalmente a los bolsillos de los políticos, sobre todo en los países subdesarrollados
.Hay que generar empleos, para que todo el mundo pueda vivir dignamente. Pero, lamentablemente, lo que vemos en el mundo de hoy es que millones de personas viven por debajo de la línea de pobreza, directamente en la exclusión.
En Akamasoa no damos nada sin exigir el trabajo a cambio, cuando se trata de personas fuertes y de buena salud. En nuestros pueblos se trabaja, se escolariza a los niños y se respeta la disciplina comunitaria. Mi idea es que todo proyecto social debe estar centrado en la contraprestación, salvo cuando se trate de casos extremos.
El trabajo dignifica. El asistencialismo vacío termina hundiendo más a la gente... Tenemos que trabajar. Hay que combatir el asistencialismo hasta en la propia familia. Porque si no, no dejamos crecer a los hijos y los acostumbramos a recibir todo de los padres.Asistir a alguien sin ninguna exigencia es matarle su espíritu de iniciativa.
El modelo de promoción humana de Akamasoa es replicable en todo el mundo, porque se basa en algo muy simple: el respeto por cada ser humano. Todos tienen lo mínimo necesario para vivir una vida digna
La concepción de ayuda que tiene mucha gente es errónea, porque muchos quieren ayudar para sentirse feliz. Quieren sentir la alegría de dar, quieren sentir la alegría de que alguien le está agradeciendo. Quieren sentir la satisfacción de sentirse alguien. Que dando soy alguien. Entonces el otro depende de mí. Hay mucha gente que está contenta de que los otros dependan de ellos y quieren mantener esa gente dependiendo de ellos. Esa no es la verdadera ayuda, ni la ayuda evangélica que anima Cristo.” 

Esta última frase me parece particularmente interpelante . Como iglesia ¿desde que lugar real luchamos contra la pobreza? …. ¿desde el lugar limosnero , asistencial , sensiblero e hipocritamente propagandistico de la propia personalidad que está centrado en la gratificación de ayudar a alguien  que seguirá dependiendo de aquellos que se complacen en esa forma de “caridad” basada en un esquema de  poder?¿una "caridad" que acciona pero que mantiene artesanalmente el cruel esquema de dependencias? … ¿desde el deseo real que compromete creatividad y acciones por evidenciar y sanear las mecánicas estructurales de la pobreza? …. ¿Los intereses de quienes se ven perjudicados con un mundo sin pobreza?....



viernes, 8 de julio de 2016

Carta del Papa Francisco con motivo del Bicentenario de la Independencia










Ciudad del Vaticano, 8 de julio de 2016. 

S.E.R. 
Mons. José María Arancedo 
Presidente de la Conferencia Episcopal Argentina Buenos Aires 
Querido hermano: 
En vísperas de la celebración del bicentenario de la Independencia quiero hacer llegar un cordial saludo, a vos, a los hermanos Obispos, a las Autoridades nacionales y a todo el Pueblo argentino. Deseo que esta celebración nos haga más fuertes en el camino emprendido por nuestros mayores hace ya doscientos años. Con tales augurios expreso a todos los argentinos mi cercanía y la seguridad de mi oración. 
De manera especial quiero estar cerca de los que más sufren: los enfermos, los que viven en la indigencia, los presos, los que se sienten solos, los que no tienen trabajo y pasan todo tipo de necesidad, los que son o fueron víctimas de la trata, del comercio humano y explotación de personas, los menores víctimas de abuso y tantos jóvenes que sufren el flagelo de la droga. Todos ellos llevan el duro peso de situaciones, muchas veces límite. Son los hijos más llagados de la Patria. 
Sí, hijos de la Patria. En la escuela nos enseñaban a hablar de la Madre Patria, a amar a la Madre Patria. Aquí precisamente se enraiza el sentido patriótico de pertenencia: en el amor a la Madre Patria. Los argentinos usamos una expresión, atrevida y pintoresca a la vez, cuando nos referimos a personas inescrupulosas: "éste es capaz hasta de vender a la madre"; pero sabemos y sentimos hondamente en el corazón que a la Madre no se la vende, no se la puede vender... y tampoco a la Madre Patria. 
Celebramos doscientos años de camino de una Patria que, en sus deseos y ansias de hermandad, se proyecta más allá de los límites del país: hacía la Patria Grande, la que soñaron San Martín y Bolivar. Esta realidad nos une en una familia de horizontes amplios y lealtad de hermanos. Por esa Patria Grande también rezamos hoy en nuestra celebración: que el Señor la cuide, la haga fuerte, más hermana y la defienda de todo tipo de colonizaciones. 
Con estos doscientos años de respaldo se nos pide seguir caminando, mirar hacia adelante. Para lograrlo pienso -de manera especial- en los ancianos y en los jóvenes, y siento la necesidad de pedirles ayuda para continuar andando nuestro destino. A los ancianos, los "memoriosos" de la historia, les pido que, sobreponiéndose a esta "cultura del descarte" que mundialmente se nos impone, se animen a soñar. Necesitamos de sus sueños , fuente de inspiración. A los jóvenes les pido que no jubilen su existencia en el quietismo burocrático en el que los arrinconan tantas propuestas carentes de ilusión y heroísmo. Estoy convencido de que nuestra Patria necesita hacer viva la profecía de Joel (Cf. JI 4, 1). Sólo si nuestros abuelos se animan a soñar y nuestros jóvenes a profetizar cosas grandes, la Patria podrá ser libre. Necesitamos de abuelos soñadores que empujen y de jóvenes que -inspirados en esos mismos sueños- corran hacia adelante con la creatividad de la profecía. 
Querido hermano pido a Dios, nuestro Padre y Señor, que bendiga nuestra Patria, nos bendiga a todos nosotros; y a la Virgen de Luján que, como madre, nos cuide en nuestro camino. Y, por favor, no te olvides de rezar por mí. 
Fraternalmente 
 Francisco