domingo, 16 de abril de 2017

¡Feliz Pascua!




Unimos a la celebración pascual de hoy el signo de una imagen que evoca a Jesús Resucitado. Hace unos veinte días atrás una señora mayor me invitó a su casa para entregarme personalmente un obsequio para la parroquia. Si bien trato de que el corazón haga combustión con las mociones del Espíritu, es un hecho también que hay un niño en el interior de uno que se entusiasma y se torna curioso cuando alguien ofrece un regalo. Así que un par de días después del ofrecimiento llegué expectante al domicilio de esta persona. Conversamos un ratito y me comentó que tenía una imagen de un Cristo que deseaba entregarlo a la parroquia, que lo mirara y si me parecía que podíamos darle alguna finalidad que lo llevara. 

Admito que no soy afín a las imágenes. Pero esta me atrajo… tal vez por su originalidad. No es algo hecho en serie… es algo trabajado y repujado por las manos de un artesano latinoamericano… una creación singular. Me cautivó también porque  es una imagen de Jesús Resucitado… la cruz detrás pero ya no encadenando el cuerpo a la inmovilidad sino atrás como algo superado, algo que fue vencido… 

Los brazos libres… son brazos en posición de abrazo, de formar un arco que procura recibir, generar encuentro y contacto personal, contener… o tal vez enviando y animando en una actitud postural de “vayan nomás… métanle tranquilos”… 

El rostro no está cabizbajo, doblegado, agonizante…. se observa un semblante que ofrece mirada y alegría … 

Algo que pensaba también mientras miraba esa imagen… es el detalle de la vestimenta. Mientras que la cosificación de Judas que vendió a su “amigo” por 30 monedas; la actitud abandonica de la comunidad discipular; la  hipocresía salvaje de los doctores de la ley y sumos sacerdotes; el espíritu corrompido de Pilato y el sistema del cual era funcionario y funcional ; la violencia cruenta de los soldados romanos; el vitoreo indolente y brutal de buena parte del pueblo expresando “crucifíquenlo” ... fueron desnudando de ropaje y vida a Cristo … ropaje que se sortearon los soldados …. observaba en la imagen como el artesano simple arropó con generosidad el cuerpo de Jesús … lo calzó de sandalias , le hizo un lindo pantalón con estilo campesino y un bello poncho para protegerse de la intemperie …   
Mientras algunos desnudan rapazmente ... otros , de corazón simple y creativo , arropan generosamente ...

Por supuesto agradecí el obsequio y lo lleve a la parroquia. 

Una imagen sencilla pero con muchos signos pascuales… por eso la unimos hoy a la celebración de Pascua. Y la bendecimos al final de la misa sosteniéndola entre varias manos, manos chiquitas , manos adultas , manos femeninas , manos masculinas ….  “todas las manos todas” están llamadas a complementarse en la elaboración artesanal y en el sostenimiento fraterno de aquello que redime , ilumina , alimenta,  abriga y anima. 

Y estas manos unidas , este Cristo hecho por artesano centramericano , con repujes en cobre y bronce … me conectan indefectiblemente con esa canción para todos: Salgo a caminar por la cintura cósmica del sur piso en la región más vegetal del viento y de la luz, siento al caminar toda la piel de América en mi piel y anda en mi sangre un río que libera en mi voz su caudal. Sol de alto Perú rostro Bolivia, estaño y soledad, un verde Brasil besa a mi Chile cobre y mineral, subo desde el sur hacia la entraña América y total pura raíz de un grito destinado a crecer y a estallar Todas las voces, todas Todas las manos, todas Toda la sangre puede Ser canción en el viento ¡Canta conmigo, canta Hermano americano Libera tu esperanza Con un grito en la voz!

(compartimos algunas imagenes de este rico itinerario espiritual de cuaresma y Pascua)